La fotografía de cuadros paso a paso

De Wiki
Saltar a: navegación, buscar

En esta sección se explica el proceso de fotografía paso a paso. El siguiente procedimiento implica que previamente hemos resuelto el armado del set y el esquema de iluminación adecuado para asegurarnos una luz pareja sobre los cuadros. Todo este proceso culminará con el disparo final por el que capturaremos el cuadro.

Posición de la cámara respecto del cuadro

Controlando fugas desde el visor de la cámara
  • La cámara se ubica de frente al cuadro, lo más cerca posible para aprovechar el sensor. El cuadro entrará completamente dentro de la toma, aunque no hay que preocuparse de que el cuadro llene la toma. Lo que exceda la superficie del cuadro será luego recortado en el post-procesamiento.
  • La cámara estará fijada con un trípode frente al cuadro. El plano del lente debe ser paralelo al plano del cuadro. Esto se puede comprobar mostrando la cuadrícula del visor de la cámara y verificar que no se produzcan fugas. Para corregir las fugas se pueden realizar ajustes con el trípode, así como ajustar la posición del cuadro si este no se encuentra perfectamente paralelo a la pared (por ejemplo, separando la parte de abajo con algún elemento). El cuadro también puede ser sostenido con un atril, cuya inclinación se puede ajustar, así como también se puede inclinar la cámara en el trípode para lograr el paralelismo.
  • Para minimizar las distorsiones que producen los lentes la obra debe encuadrase en el centro del lente. En caso de que el cuadro se encuentre perpendicular al suelo (colgado de la pared por ejemplo), el lente de la cámara y el centro del cuadro estarán a la misma altura. Es decir: verticalmente, la distancia del centro del cuadro al piso será la misma del centro del lente de la cámara al piso. Si es necesario, se ajusta la altura del trípode. Se puede trazar con tiza o cinta una línea desde el centro de la posición del cuadro al piso y una línea perpendicular hacia el trípode para centrar la cámara.

Control de iluminación

Medición

  • Si estamos trabajando con luz continua de focos o solar, haremos la medición de la luz con el fotómetro de la cámara usando la carta gris.
  • Si estamos trabajando con flashes, se hace un disparo de flash para medir su incidencia con un fotómetro de mano.
Midiendo luz con carta gris

Problemas

  • En caso de que las mediciones demuestren que la iluminación no es pareja, será necesario mover las fuentes de luz y posicionar tamices y rebotadores hasta lograr un resultado satisfactorio.
  • Problemas de reflejos: Cuando fotografiamos cuadros con vidrios o superficies que pueden generar reflejos, se recomienda colocar un filtro polarizador en el lente de la cámara; se va girando el filtro hasta que el reflejo no se detecte o moleste lo menos posible. También puede ser necesario colgar una cortina de tela negra alrededor de la cámara por la que solamente se asome el lente. Otra posibilidad es además polarizar la luz con filtros para los focos, lo que disminuye mucho más los reflejos, pero también oscurece la toma.
  • Problemas con la sombra del marco: el marco puede generar un notorio borde negro de sombra dura en algunos lados del cuadro, aunque con una iluminación difusa y bien pareja se atenúa considerablemente. Si el problema persiste, conviene acercar en lo posible la fuente de luz para hacerla más difusa. Si de todas formas no desaparece la sombra, aunque la atenuemos, en el post-procesamiento se puede intentar eliminarla, pero es mucho mejor intentarlo desde la toma.

Exposición

Con los datos de medición de la luz ajustamos las variables de la cámara para una correcta exposición, seleccionando velocidad de obturación, apertura del diafragma y valor ISO adecuados. Si bien no se deben manejar recetas para la definición de estos valores, se intentará primero con un ISO 100 y una apertura del diafragma de 8, variando la velocidad según la situación lumínica (a menos que usemos flash, para lo cual no es relevante). Una vez seleccionados estos valores, estos permanecerán fijos durante toda la sesión, a menos que cambie la situación lumínica o el tamaño y posición de los cuadros.

Balance de blancos

  • Si estamos usando flashes, en la configuración de la cámara seleccionar el balance de blancos para flash.
  • Si estamos usando luz continua, se tomará una foto de la carta gris en la posición del cuadro y en base a esta foto se le pide a la cámara el seteo.

Referencia de color

Carta de color usada para referencia

Antes de la toma definitiva, se toma una foto con la carta de color en el mismo plano que el cuadro (es decir, recibiendo la misma luz) para la futura corrección del color en el post-procesamiento.

Disparo

Tenemos todo listo para capturar la foto: la iluminación es homogénea, la exposición es correcta y no visualizamos fugas en la posición del cuadro. La foto será en forma RAW. Sólo nos queda hacer foco en el cuadro y disparar la cámara. Es altamente recomendable usar el disparo retardado o disparar con control remoto para no generar movimientos en la cámara. Se recomienda también hacer un braqueo, es decir, tres o cuatro disparos con distinta apertura. Considerar que en cámaras digitales se puede tolerar un poco de sobre-exposición, ya que los sensores digitales captan más información con más luz, y eso nos permite más posibilidades en el post-procesamiento de los archivos raw.