Sobre la base de datos

¿Para qué una base de datos de autores de Uruguay?

Una base de datos de autores de Uruguay sirve para sistematizar la información que antes estaba dispersa o no accesible sobre los autores y las obras intelectuales uruguayas. Es importante contar con datos confiables y actualizados que permitan a docentes, investigadores, aficionados al arte y cualquier otra persona interesada en el patrimonio cultural uruguayo, consultar y reutilizar la información sobre las obras y autores que forman nuestro acervo cultural común.

Los autores que integran la base son aquellos nacidos, nacionalizados o residentes en Uruguay o aquellos extranjeros que tuvieron una actividad autoral significativa en el país.

La base de datos está construida de forma que la información sobre el estado de derechos de autor sea fácilmente identificable (dominio público, dominio privado o desconocido). Esta categorización, es de importancia estratégica para diversos sectores:

  • para las bibliotecas, los museos y los archivos, que podrán digitalizar y disponibilizar sus obras con mayor seguridad de que no están infringiendo la ley de derecho de autor;
  • para los editores, que podrán tomar decisiones alrededor de qué obras publicar o reeditar en función de la situación de la titularidad de los derechos;
  • para los coleccionistas y las comunidades de digitalización comunitaria, que podrán saber si los archivos que digitalizan y disponibilizan están o no bajo derecho de autor;
  • para el Estado, porque le permitirá tomar decisiones de políticas públicas en materia cultural atendiendo a la situación legal de las obras;
  • para el público en general, que se verá beneficiado por la acción de todo el resto de los sectores involucrados.

La base de datos incluye filtros por disciplinas autorales, que permiten que los interesados en una disciplina en particular centren sus búsquedas en el área de su interés. También se permite la visualización de los autores en función del sexo, lo cual brinda un panorama de la desigualdad de género en el ámbito autoral, contribuyendo así al análisis y el establecimiento de políticas públicas en la materia. Las fichas de los autores incluyen enlaces a Wikipedia, IMDb y otros sitios de consulta.

En el caso de los autores cuyas obras están en dominio público, se incluyen fichas y enlaces de descarga de las obras digitalizadas.

Esta base de datos es una iniciativa de Creative Commons Uruguay y cuenta con el apoyo de la Biblioteca Nacional de Uruguay y el Museo Nacional de Artes Visuales. En junio de 2015 fue declarada de interés cultural por la Dirección Nacional de Cultura del MEC.

Acerca de las disciplinas autorales

El alcance preciso de cada disciplina autoral es una cuestión teórica sujeta a diversas conceptualizaciones. A los fines prácticos de esta base de datos, utilizamos las siguientes definiciones:

Escritura: toda obra autoral escrita, incluyendo ramas de la literatura, dramaturgia, investigación, traducción, textos de divulgación científica, guiones televisivos, cinematográficos y radiales.

Artes visuales: dibujo, pintura, escultura, arquitectura, fotografía y toda expresión autoral que utiliza materiales capaces de ser modificados o moldeados por el artista para crear una obra.

Música: composición, arreglo y adaptación de letra o música de obras musicales.

Artes escénicas: composición de danza, coreografías y pantomimas, cuando esté determinada en forma escrita o por otro medio de expresión tangible.

Artes audiovisuales: dirección cinematográfica y televisiva, animación, video y videoarte.

Estado de derechos de autor


Dominio público es el estado que adquieren las obras autorales cuando expira el plazo de derecho de autor. Una vez que las obras entran en dominio público, pueden ser utilizadas por cualquier persona sin pedir autorización, dado que se consideran parte del patrimonio cultural común. En Uruguay las obras entran en dominio público 50 años después de la muerte del autor. Al margen de este período de restricción, los autores pueden decidir utilizar licencias libres para sus obras, las cuales tienen efectos similares a la entrada en dominio público.

Dominio privado es el estado que tienen las obras autorales desde su creación hasta que expira el plazo de derecho de autor. En Uruguay, el dominio privado rige hasta 50 años después de la muerte del autor, momento en el cual las obras entran en dominio público. El dominio privado implica la facultad exclusiva del autor de enajenar, reproducir, distribuir, publicar, traducir, adaptar, transformar, comunicar o poner a disposición del público las obras, en cualquier forma o procedimiento. No obstante, existen excepciones y limitaciones al derecho de autor que permiten el uso de las obras sin autorización en determinados casos concretos. Para más detalles, recomendamos leer la ley de derecho de autor de Uruguay.

Obras huérfanas


Existe una gran cantidad de obras creadas por autores de los cuales no puede encontrarse información relativa a su fecha de muerte, lo cual plantea un obstáculo para establecer si están o no en dominio público. En estos casos, estimamos una vida máxima de 100 años, lo cual se cumple para más del 99,9% de los autores que tenemos registrados. Por ejemplo, si un autor nació en 1865 y no conocemos su fecha de muerte, calculamos 1865 + 100 = 1965. Si el autor murió en 1965 ya estaría en dominio público, dado que se cumplieron 50 años desde esa fecha.
En otros casos, no tenemos fecha de nacimiento ni muerte de los autores, pero poseemos fuentes que nos permiten afirmar que realizaron una actividad significativa en un año determinado. En tales casos, utilizamos la convención de estimar que el autor tenía como mínimo 20 años al efectuar esta actividad, y por lo tanto sumamos 80 años para completar los 100 años mencionados como estimativo de su vida máxima.
Estas convenciones conservadoras seguramente nos lleven a estimar como pertenecientes al dominio privado obras que probablemente hayan pasado al dominio público. Pero su ventaja radica en que, en los casos en que afirmamos que una obra está en dominio público, lo hacemos con certeza.